¿Qué hago? ¿Dónde escribo ahora?

Desde que este año he empezado la carrera me he puesto mucho las pilas a la hora de escribir cosillas en el blog que tenía inactivo desde hace un año (fruto de un trabajo de clase en bachillerato, como lo son el 90% de los blogs de gente de nuestra edad). He ido escribiendo opiniones, pequeños reportajes y alguna entrevista. Después de usar hasta la saciedad Blogger (la herramienta de blogs de Google), me cansé de ella y me pasé a WordPress. Ahí es donde reside ahora mi pequeño espacio. Pero después de un año publicando en Radio Himalaya, la experiencia me ha dejado un sabor amargo. Me falta algo. El blog no me aportaba algo que sí me aportaban otras plataformas como red social (a lo mejor porque WordPress no es una red social).

Después de darle muchas vueltas llegué a una conclusión: el mundo bloguero ya no crea comunidad. Puede que en 2003 se creara en su momento cierta red de usuarios en la que se comentaban, compartían y se leían entre sí. Pero la realidad actual es que todo aquello que escribas en un blog ni lo va a leer nadie (a no ser que lo compartas con tus amigos en Facebook), ni nadie te va a comentar, ni vas a crear una comunidad alrededor de tu blog. Todas estas experiencias sí que las encontramos en redes sociales como Twitter o, en este caso, Medium. La necesidad de recibir comentarios críticos y no tan críticos, recomendaciones, etcétera es lo que a los blogs les falta en este momento, y Medium nos aporta.

Medium, para quien no lo sepa, es una plataforma (creada por dos de los fundadores de Twitter) que posee una dinámica parecida a la de la red social del pájaro azul, pero sin límite de caracteres. Está destinado para escribir y leer algo más que simples telegramas, e ir más allá que retuitear GIFs y pinchar en enlaces. Twitter y Facebook se convierten, poco a poco, en simples espacios de contenidos prefabricados (exceptuando algunos casos). Noticias compartidas, vídeos de YouTube, empresas acosándonos con sus anuncios en mitad de nuestra timeline… Medium crea contenido. Contenido literario. Y crea comunidad. Comunidad que lee, comenta y comparte. Elemento que he echado en falta en WordPress (y ahora también en Twitter).

La interfaz de la plataforma que usamos hace más de lo que creemos. El diseño minimalista y homogéneo de Medium nos hace a todos iguales. Los blogs han pecado de ser demasiado personalizables. A la hora de editar tu texto es básico y simple. Negrita, cursiva, enlaces, título, subtítulo, multimedia y poco más. Adiós al dichoso HTML que debías controlar para poder hacer de tu blog un espacio a tu gusto.

Podemos pensar que se trate de una red social un tanto elitista: “Si no sabes escribir bien, no tienes espacio en Medium”. Pero si te gusta leer, déjate los blogs que tienes que ir buscando enlace por enlace, empieza a seguir a gente interesante y comienza a construir tu timeline en Medium.

Quizás uno de los inconvenientes que le encuentro a esta red social es la poca influencia y afluencia de contenidos en español. Pero ya está el perfil deMedium en español para solucionar este problema. Sólo debemos esperar, escribir, crear contenido en castellano y leer.

Esto quería que me sirviera de terapia para contrastar las ventajas e inconvenientes de los blogs tradicionales y Medium. Y conforme he ido escribiendo este post he ido tomando la decisión de hacer una transición definitiva de mis nuevos posts (que hasta ahora sólo publicaba en WordPress) a Medium.

Ahora únicamente me falta crear una red de seguidores que se interesen por mis chorradas… ¡Veremos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s