Mucho que aprender y desaprender de TV3: Llamamiento a la comedia política

El ambiente político en nuestro país está caldeado y más que activo a día de hoy. El surgimiento de nuevas fuerzas políticas, el año electoral que hemos vivido y que aún no hemos acabado, el asunto de Cataluña… son causantes de este ambiente que se respira, sobre todo, en los medios de comunicación. Pero hoy nos centraremos en el asunto de Cataluña. Tranquilos, no vamos a hacer un debate político / filosófico / económico / histórico / democrático sobre la conveniencia de Cataluña en independizarse o no. Hoy empezamos una serie de artículos que tendrán como tema común la televisión autonómica catalana y aquellas cosas que debemos aprender y desaprender de ella. Me siento optimista y hablaré de aquellas cosas que debemos importar de la TV3 (sin impuestos, de momento). Pero tranquilos, también les sacaremos los colores de aquí a unos días. Sigue leyendo

Y llegaron Albert y Pablo…

Desde el domingo pasado los debates de atriles, pactos, platós y cronómetro pasaron a mejor vida. Puede que el programa que dio el pistoletazo de salida a esta nueva temporada de Salvados haya marcado el inicio de una precampaña que se atisba intensa, competitiva e interesante. Los candidatos a la Moncloa por parte de Ciudadanos y Podemos, Albert Rivera (alias “naranjito”) y Pablo Iglesias (también conocido como “coleta morada”), protagonizaron un debate/charla con un café con leche (que no fue ni ‘relaxing’ ni en la Plaza Mayor), en un bar de un barrio de Barcelona de la mano de Jordi Évole como moderador. Sigue leyendo

La generación huérfana

¿Qué joven se sienta todos los días de la semana a ver la noticias en la televisión? Ninguno. ¿A conciencia? Ninguno. O al menos pocos. Otra cosa es que de rebote lo veas porque tu padre o tu tía las pone a la hora de comer. Pero que seamos jóvenes no significa que no estemos interesados en estar informados sobre aquello que pasa en nuestro país y en el mundo en el que vivimos. Puede que nuestra fuente de información más consultada y más recurrente sean las redes sociales, que nos redirigen a diferentes medios escritos en la red. Pero no es una buena forma de informarnos. En las redes sociales encontramos demasiadas veces una noticia repetida y pocas veces algo que nos pueda interesar. Somos una generación huérfana de contenidos informativos en televisión. ¿Por qué? ¿Por estar enganchados a las redes las 24 horas del día y resultar más fácil informarnos de esta manera? No. O puede que en parte sí… Pero a lo que voy es que la culpa está en la mala calidad y deficiente orientación de los informativos de este país hacia una audiencia más joven e interesada en lo que le rodea. Mala calidad en contenidos e imagen. Ambos son importantes e imprescindibles para llevara cabo un buen producto televisivo que informe a la población, en este caso, más joven. Sigue leyendo